Quienes somos

¡Hola! Y antes de nada, ¡gracias!. Que hayas venido a verme a esta página me halaga. Eso significa que tienes curiosidad por saber quién está detrás de todo esto. ¿No serás un poco cotilla?

Pero siento decepcionarte. No voy a decirte mi nombre, apellidos y DNI por una simple razón que todo el mundo puede entender. Me da vergüenza. ¿Y por qué? Porque ya has conocido algunas de mis debilidades y te he contado cosas que sólo le cuento a mi teclado.

guerreros con alma quienes somos

Lo que sí que puedo hacer es contarte algo de mi. Algo que si llevas un tiempo leyendo esta bitácora ya sabrás y otras cosas que quizás no hayas visto. Así que empiezo.

Mi familia y mis amigos de toda la vida me llaman Súbol. Sí sí, Súbol. ¿Por qué? Pues muy sencillo y muy tonto a la vez. Cuando era pequeño no sabía decir la palabra fútbol bien y decía “súbol” así que mi padre empezó a llamarme así… o al menos es lo que me han contado. Básicamente todo el mundo a mi alrededor antes de ir a la Universidad me llamaba Súbol y así es como tú me conoces.

Pero te he contado que fui a la Universidad. Sip, efectivamente. He tenido la enorme suerte de ir a la universidad y además fuera de mi ciudad natal. Estudié en Madrid una de ésas carreras que mucha gente te aconseja que no hagas. Según ellos una carrera que no tiene futuro y de la que no se puede vivir bien. Estudié Publicidad y Relaciones Públicas en una universidad pública de Madrid. ¿Y por qué en la pública? Muy fácil, ¿tú sabes lo que es pagar más de 6.000 € al año? Pues yo tampoco porque no puedo y mi familia menos.

Somos una familia de la amplísima clase media española. Nunca me ha faltado de nada pero tampoco hemos vivido con grandes lujos. Nos íbamos unos días a la playa en verano, había regalos en Reyes Magos, se celebraban los cumpleaños como en todas las casas del mundo y de vez en cuando comíamos fuera de casa.

Y fue en la universidad donde conocía a la típica Maripili de turno. La niña mona que a todos gusta y por supuesto a mi también. Poco a poco fuimos haciéndonos más amigos hasta que un día, en segundo de carrera nos dimos un primer beso. No fue mágico ni hortera ni nada del otro jueves… simplemente fue el comienzo. A partir de ahí nos empezamos a llamar novios y tal y tal. Pero Maripili además de ser guapa era lista. Bueno, listilla. La clásica que tiene respuesta para casi todo y efectivamente a mi también me dió algunas respuestas que me sorprendieron y me abrió horizontes que nunca antes me había imaginado. Efectivamente, ella fue la culpable de esta web. Y no porque me animara a escribirla sino porque un día se plantó y me dijo:

“¿Y tú quieres ser feliz así?”.

quieres ser feliz?

Imagínate mi cara en el momento. Un poema de Shakespeare es poco. El caso es que poco a poco me fue explicando con más detalle qué era eso de ser feliz y cuál era su enfoque. Al principio ni caso, lógicamente. Pero a los pocos meses la cosa cambió y fueron calando sus mensajes. ¡Y esta web tiene bastantes pinceladas de sus mensajes!. Lástima que Maripili se fuera con otro al año y medio… pero en el fondo de mi corazón estoy taaaaaan agradecido.

Contacta conmigo

¿Quieres contactar? Usa el siguiente formulario y si puedo, me pondré en contacto contigo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies